Redes sociales

Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, Linkedin ...

Redes sociales

Las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, Linkedin ... y cada vez salen más) toman cada vez más protagonismo, no sólo en las relaciones interpersonales, sino también en la comunicación empresarial. Son -por ahora- una realidad laberíntica y un poco caótica: características típicas de un fenómeno en fase de expansión tumultuosa.

Su utilización a nivel empresarial, intuimos en ello un gran potencial, pero a la vez -aparte de la dificultad de manejo- existe la presencia de determinados riesgos, como la gestión de la privacidad y de la reputación on-line.

Esta situación puede generar dos reacciones igualmente extremas, aunque opuestas: por un lado el entusiasmo total de quien ve en las redes sociales la solución definitiva de todos los problemas de comunicación de empresa; por otro lado, el rechazo total de un mundo considerado caótico, inútil e incomprensible, sólo apto para el cotilleo de los adolescentes.

La verdad -o más bien una observación más prudente- se encuentra justo en medio, y es bueno enfocar correctamente este tema, para evitar, por un lado decepciones excesivas, y por otro la renuncia a unas posibilidades de comunicación bien reales.

En su libro "The Social Media Bible" , Lon Safka y David Brake elaboran unos "Diez mandamientos" para tener éxito en las redes sociales. Más allá de la simplificación y de la metáfora bíblica, y con la ayuda de la experiencia y del sentido común, su reflexión ofrece muchos estímulos interesantes.


Mucho trabajo por hacer

Las redes sociales te dan mucho trabajo! Hay que asumir: no hay ningún atajo que ahorre trabajo para llegar al público deseado. Simplemente son caminos alternativos y muy poderosos -es cierto- si se trabaja mucho, y bien.

Hay un concepto inicial de marcado del territorio. Esto implica que hay que entrar en cuantas más redes mejor; y abrir los "perfiles" de nuestra empresa en todas ellas. Se trata de una ocupación previa de los espacios disponibles: una cuenta en Facebook, uno en Twitter, una en Tuenti, una en Linkedin, etc. con el fin de marcarlos con el propio nombre o marca y área de actividad, de tal manera que nadie de la competencia pueda llegar primero.

Acto seguido, todos estos perfiles deben mantenerse actualizados, vivos, dinámicos, con información nueva y fresca que transmita el flujo de actividad de la empresa, al tiempo que permita salir con más frecuencia y a un nivel más alto en los típicos " report "de actualizaciones de las redes sociales.


Contenidos

Para obtener muchas visitas, se deben ofrecer muchos contenidos: nuevos, originales y puestos al día. No hay escapatoria: la gente tiene hambre de contenidos, es lo más buscado en Internet.

Nada mejor pues que poner en marcha un blog profesional de empresa: se supone que en nuestro sector somos unos expertos y tenemos una voz autorizada. Un blog nos permite comunicar todas las noticias referentes a la vida de la empresa, las novedades técnicas, los nuevos productos ... y también intervenir con opiniones y puntos de vista sobre hechos de portada más amplia que afectan al sector. De esta manera el diálogo con el público se hace directo, cercano, basado en la confianza y la complicidad.

Por otra parte, y esto es aún más fácil (y así lo sugiere "The Social Media Bible" ), es muy útil cargar una gran cantidad de fotos, vídeos e incluso podcasts (grabaciones de audio, por ejemplo de una charla o de una conferencia) en las principales comunidades de la web destinadas a este fin: este tipo de material despierta siempre un gran interés en el público. Después sólo hay que crear los links cruzados, para ir fácilmente desde la web de la empresa en el blog, en Facebook, en Tumblr, etc., incrementando el número de visitas a cada paso.


Interacciones

Como siempre se dice, la web (y especialmente las redes sociales) es interacción. En la práctica, esto significa que no basta con preparar una buena cantidad de información y esperar que la gente nos visite. Hay que salir y comentar. Dónde? En los otros blogs, en la multitud de foros que nacen continuamente sobre cualquier tema. Con respeto y prudencia, siempre. Pero incluso se puede llegar a polemizar un poco, con buenas maneras, por poner un toque picante.


Monitorización

Si hemos puesto en marcha correctamente todo esto que hemos explicado hasta el momento, seguro que en la red se empieza a hablar bastante de nosotros. Hay que enterarse de que se dice, obviamente, y hacer un seguimiento, para evaluar los efectos de nuestras acciones -positivos o negativos- y para identificar a tiempo eventuales reacciones no deseadas: ideas deformardas o simplemente no correctas, malintencionadas , etc. Para esta finalidad de monitorización, la mayoría de redes y de buscadores disponen de sistemas de alerta, gestionables por el usuario, que avisan cada vez que se menciona nuestro nombre.

De todos modos, nada puede obviar la necesidad de un trabajo metódico y repetido en el tiempo. Una exploración regular de la red debería implementarse como tarea semanal imprescindible, a la caza de novedades, ideas, informaciones o simplemente para captar en ella el ambiente, el aire que se respira.